viernes, 20 de septiembre de 2013

Doble o nada

Cuando llego tarde
los relojes adelantan las horas
todos, menos el mío.

Cuando llego a tiempo
todos llegan quince minutos antes.

Cuando llego temprano
el mundo se confabula
para amanecer tarde

Cuando llego primero
los últimos son los primeros.

Cuando llego a lo último
los primeros son los primeros.

Si pudiera arreglar mi reloj
mecánico-biológico-psicológico-espiritual
no tendría que esperar hasta el aburrimiento
no tendría que correr hasta el cansancio.
no tendría que llegar para los aplausos

(Y en la calle codo a codo
seríamos mucho más que dos).

4 comentarios:

  1. jajajajajajaja... En tu cara Benedetti!

    ResponderEliminar
  2. "En sus representaciones originales, al Mago se le presenta como un relojero en su taller. Se inclina sobre una mesa donde hay un reloj abierto y sus piezas dispersas. El Mago desea dominar al tiempo, la dimensión ingobernable. Esa es su poesía, y esa es su tragedia: el Tiempo siempre vence."

    ResponderEliminar
  3. El tiempo siempre vence! Nada más cierto y más trágico. De dónde es el fragmento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de una página de tarot. El texto se refiere a la carta del Mago. Cuando leí esto por primera vez, me sentí muy identificado. No estaba pasando un buen momento.

      Eliminar