martes, 9 de noviembre de 2010

Reacciones peligrosas (todo un título)

-Las condiciones naturales son ideales, incluso las de Ph. ¡Por fin! Uno de los dos va a llegar hasta el final.
-O hasta el principio, mejor dicho... (onomatopeya que imita la risa)
-Me va a costar ganarte, a vos te gustaba esta combinación.
-¿A mí? Es decir, sí, de una manera poética, es una combinación inquietante de elementos inestables, una combinación que necesita de cuidados constantes para que no se produzca ninguna reacción química peligrosa entre estos elementos, y no veo a nadie vigilando las posibles consecuencias radioactivas. Ya sabés que este tipo de combinación me resulta atractiva, pero no me arriesgo.
-¿Estás desacelerando el paso? No me hagas esto, quería llegar después de una competencia limpia y justa.
-¿Quién se va a acordar? Hay muchos que se quedan en el camino. Otros se te van a adelantar, si no te apurás.
-Pero ninguno se queda adrede. Dale, vamos.
-Nos vamos a volver a ver, no te preocupes, ya encontré otra combinación que me interesa.
-¿Y nos vamos a acordar? Bueno, en ese caso...pero explicame mejor, antes estabas más interesado que yo. Hubiéramos podido llegar juntos...
-No les doy más de tres meses, en el estado actual de los elementos, resultan radioactivos para sí mismos. Esto como sabés, acarrea un desgaste de energía importante. O bien uno de ellos se trasforma en otra cosa, por la constante puja del otro elemento, y en este caso la combinación se volverá más inestable por los cambios abruptos y sustanciales, o ambos se transforman en otros elementos y se entregan a una reacción de cambios sustanciales y abruptos en cadena. A nivel químico se habrán empobrecido.
-Sigo sin entender, es como si dijeras que la radiación se traduce en sus pinturas. Además, no creo que esos cambios los debiliten del todo, no más que a otros elementos, y en todo caso, eso hará que la combinación sea alguna vez más estable.
-Eso si los dos se entregan a la reacción, de lo contrario uno de ellos será estable y el otro inestable, y no podrán permanecer juntos.
-En todo caso me arriesgo a la combinación, a la sucesión ininterrumpida de cambios.
-Pero ojo que vas a estar en el medio, recibiendo la radiación y no sabemos como va a ser tu reacción.
-De todos modos, esta charla me entretuvo, y me ganaron de mano, otra vez.
-Ya vas a tener otra oportunidad.
-Sii, pero la próxima vez no me hables.
-Ok.
-Mientras tanto... ¿Me contás sobre esa combinación que te interesa ahora?
-...

Being John Malcovich- Filme de Spike Jonze- 1999

5 comentarios:

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    www.cordurainsana.blogspot.com

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias y bienvenido, en cualquier momento paso.
    Saludos
    Lorena

    ResponderEliminar
  3. No me hubiera gustado nada tener que explicar este rarísimo relato. Uf! Salí airosa esta vez, aunque no se si eso es bueno o malo.

    ResponderEliminar
  4. Tienes una manera impresionante de crear diálogos.
    Una manera que desasosiega, te mantiene siempre alerta, enriquece con repentinos saltos de sentido que aportan todavía más, que sugieren y a la vez callan.

    Me agrada el título del post con su añadido de paréntesis también.

    ResponderEliminar